Nos pasamos a la comida minimalista

En el pasado habíamos mantenido un menú en donde la comida era muy abundante hasta que nos dimos cuenta de que esto era bastante contraproducente. Nos hemos centrado en el concepto de que vale más un bocado sabroso que deje al cliente con ganas de más, que muchos bocados sabrosos que lleguen a un momento en el que se pueda llegar a considerar algo agobiante.

Además, el hecho de servir unas raciones más ajustadas nos hace aumentar nuestros beneficios; digamos que el chef tan solo tendrá que centrarse en conseguir el toque correcto y no en hacer grandes cantidades de comida. Ayuda un poco a poder organizarse el tiempo… aunque no demasiado, ya que estos platos también requieren de una preparación bastante compleja que lleva mucho tiempo asociado.

Esta idea nos hace completamente tener que reformar todo nuestro menú; pero estamos encantados. En los últimos meses habíamos visto que se habían reducido los beneficios y ahora vamos a hacer algo diferente para poder cambiar las cosas. Creemos que con este menú realmente nos vamos a consolidar en el mercado.

La comida minimalista está a la orden del día y nosotros vamos a conseguir aprovecharnos de todo lo que ella nos ofrece.

Leave a Reply